activos_pasivos

A continuación, exploraremos qué son los activos y los pasivos y cómo una correcta gestión de estos puede mejorar significativamente tu situación financiera. En el camino hacia la libertad financiera, entender la diferencia entre activos y pasivos es esencial. Robert Kiyosaki, famoso por su libro "Padre Rico, Padre Pobre", destaca la importancia de diferenciar estos dos conceptos.

¿Qué son los Activos?

Un activo es algo que te hace ganar dinero, dicho de otro modo, es todo aquello que pone dinero en tu bolsillo de manera recurrente sin necesidad de un esfuerzo continuo. Esto no se limita solo a bienes físicos, sino también a inversiones y otros medios que generan ingresos de forma pasiva.

Ejemplos de Activos

  • Propiedades que alquilas: Inmuebles que proporcionan una renta mensual, como casas, apartamentos o locales comerciales.

  • Acciones o fondos: Participaciones en empresas o en fondos que pueden aumentar de valor con el tiempo, además de generar posibles dividendos.

  • Negocios que no requieren presencia constante: Empresas diseñadas para operar con una mínima intervención, permitiendo que el propietario se beneficie sin estar físicamente presente.

¿Qué son los Pasivos?

Por contra, un pasivo es cualquier cosa que saca dinero de tu bolsillo. Estos son principalmente gastos o deudas que regularmente disminuyen tu capital, afectando negativamente tu patrimonio neto.

Ejemplos de Pasivos

  • Hipotecas de propiedades sin alquilar: Deudas por propiedades que no generan ingresos suficientes para cubrir los gastos asociados a ella.

  • Préstamos para bienes de consumo: Créditos utilizados para adquirir bienes que pierden valor rápidamente, como vehículos o tecnología.

  • Saldo de tarjetas de crédito con altos intereses: Utilizar tarjetas de crédito para compras diarias sin pagar el total acumulado cada mes, lo cual genera intereses.

  • Compras impulsivas: Esas compras no esenciales que dañan tu presupuesto mensual.

Ejemplos prácticos para distinguir activos y pasivos

  • Caso 1: Ana decide comprar una casa con el objetivo de alquilarla. La renta que recibe por el alquiler se considera un activo, ya que le genera ingresos de forma constante. Sin embargo, si Ana debe pagar una hipoteca para comprar la casa, ese pago mensual se considera un pasivo. A no ser, que el alquiler pague la hipoteca por ella.

  • Caso 2: Juan decide comprar un coche nuevo para uso personal. Se considera un pasivo, ya que implica gastos en gasolina, mantenimiento, seguros, etc. En cambio, si utiliza el coche para realizar repartos y ganar dinero con él, aunque el coche necesite un mantenimiento, pasaría a considerarse activo ya que le ayuda a obtener ingresos.

Ampliando la visión de los activos

Los activos no se limitan a las inversiones tradicionales. En la era digital, han surgido nuevas formas de crear activos que pueden potenciar tu patrimonio:

  • Un blog o canal de YouTube: Si generas contenido valioso y atraes audiencia, puedes monetizarlo con publicidad, patrocinios o venta de productos digitales.

  • Un sitio web de comercio electrónico: Crea una tienda online y vende tus propios productos o productos de terceros.

  • Un curso online: Comparte tus conocimientos y habilidades creando un curso que la gente esté dispuesta a pagar.

  • Aplicaciones móviles: Desarrolla aplicaciones que aporten valor a los usuarios y generen ingresos a través de descargas o compras dentro de la app.

Recuerda: La clave está en identificar oportunidades para convertir tu talento, habilidades o conocimientos en activos que te generen ingresos pasivos.

Consejos de Robert Kiyosaki

Según Kiyosaki, la clave para acumular riqueza no se encuentra en el ahorro puro y duro, sino en la inversión inteligente y en la creación de fuentes de ingresos pasivos. Él sugiere que, en lugar de trabajar por dinero, debemos hacer que el dinero trabaje para nosotros. Esta filosofía implica un cambio de mentalidad: pensar como un inversor más que como un consumidor.

Resumen

Comprender y aplicar los principios de los activos y los pasivos puede marcar una notable diferencia en tu vida financiera. Implementando las estrategias que Kiyosaki propone, como invertir en activos y reducir pasivos, puedes comenzar a construir un futuro financiero más sólido y estable. Esta no solo es una estrategia financiera; es un cambio hacia un estilo de vida más prudente y orientado hacia el crecimiento personal y financiero.

Quizá te interese